Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Diccionario de sueños.
Novela de Théophile Gautier.
Relatos y novelas de J.D. Beresford.

Poema de Emily Dickinson.
Relato de Algernon Blackwood.
Obras completa de William Hope Hodgson.


10 sueños más extraños que vas a tener en tu vida


10 sueños más extraños que vas a tener en tu vida.




Por definición, los sueños son extraños, pero eso es algo que solo podemos advertir cuando despertamos. Mientras estamos dentro del sueño todo parece normal.

En este sentido, solemos recordar aquellos sueños y pesadillas que más nos impactaron —como soñar con caer, volar o ser perseguido—, pero eso no significa que sean los más frecuentes. De hecho, esos sueños son los más extraños de todos debido a que ocurren muy pocas veces a lo largo de la vida, y por eso los recordamos con agrado, en ciertos casos, o directamente con miedo, en otros.

Hablando de sueños extraños, a continuación daremos cuenta de los 10 sueños más extraños que vas a tener en tu vida.



10- Soñar con Dios:

El concepto de divinidad suele ser representado en sueños por el acto de adorar, o bien mediante objetos religiosos como crucifijos, iglesias, etc; pero soñar con Dios, es decir, directamente con la divinidad, es muy infrecuente.

No obstante, es muy probable que soñemos con Dios al menos una vez en la vida, e incluso que hablemos con él o seamos receptores de un mensaje importante. Desde luego, esto no es una cuestión de fe sino de símbolos. Para soñar con Dios es necesario que el sujeto reúna dos características especiales durante el período de su vida en el que transcurre el sueño: una gran paz interior y un nivel de narcisismo sumamente elevado.

Se trata, decíamos, de un sueño muy extraño y que pocas veces se repite.


9- Soñar con una ex-pareja.

Soñar con una ex-pareja no significa que quieras volver con ella. En general, se trata de un sueño extraño que ocurre únicamente en etapas de grandes cambios en la vida del sujeto.

En este sentido, la ex-pareja en sueños aparece siempre como invitándonos a regresar con ella, o al menos como factor de deseo para añorar al pasado, precisamente porque los cambios que vislumbramos en el futuro cercano nos producen cierta inquietud, en la mayoría de los casos, o directamente temor.

Este tipo de sueños es más extraño en los hombres; es decir que se da con mayor frecuencia en las mujeres. En cualquier caso, las ex-parejas en sueños son algo así como un punto de restauración en nuestro sistema operativo, una referencia en el pasado a la cual buscamos regresar cuando nos asusta el futuro.


8- Soñar con un embarazo.

Soñar con un embarazo (para las mujeres), o soñar con un bebé (para los hombres), es un tipo de sueño extraño, y capaz de producir un gran impacto a nivel emocional; de ahí que sea fácilmente recordado al despertar.

Este sueño se produce únicamente cuando el soñador ha cometido algún tipo de imprudencia o indiscreción en su vida. En síntesis: cuando ha hecho algo que le produce culpa, siendo el embarazo, o el bebé, una representación del estado de inocencia típico de la infancia.

Estos sueños pueden, en determinados casos, convertirse en esas pesadillas que nos hacen despertar, sobre todo si el sujeto es incapaz de manifestar sus sentimientos de vulnerabilidad durante la vigilia.


7- Soñar con un accidente.

Soñar con un accidente, al menos para Sigmund Freud, siempre representa una especie de castigo que el soñador se impone en respuesta a sus dudas con respecto al camino que está transitando en la vida. Y cuanto más terrible sea el accidente en sueños, más grave es la falta que el soñador necesita purgar.

Otros especialistas, como Carl Jung, sostuvieron que el accidente no representa al castigo, sino al error que hemos cometido. En cualquier caso, se trata de uno de los sueños más extraños que hay, debido a que rara vez estamos dispuestos a asumir un grado semejante de culpa frente a un hecho de hayamos protagonizado.


6- Soñar con alguien que está muerto.

Todo el mundo ha soñado con alguien que está muerto, aunque de hecho se trate de un sueño extraño, sumamente infrecuente, que ocurre pocas veces en la vida.

En los sueños nada es lo que parece ser, y la muerte es un ejemplo característico. Rara vez se representa allí muerte física de alguien, sino que este tipo de sueños simbolizan el término de algo importante en la vida del sujeto: una pareja, un trabajo, etc.

Si la persona fallecida que aparece en sueños se muestra enérgica, y a veces hasta vengativa, el sueño expresa nuestra frustración e insatisfacción con respecto a un aspecto puntual de nuestra vida que hemos perdido o dado por terminado.


5- Soñar con sangre.

La sangre casi siempre aparece representada de forma simbólica, velada, a través del color rojo, y es por eso que soñar con sangre es extremadamente raro.

Este tipo de sueños ocurre cuando estamos en una situación de peligro, no tanto físico, sino más bien emocional; es decir, cuando sentimos que estamos en riesgo de salir lastimados sentimentalmente. En este contexto, la sangre es un símbolo de alerta, de preocupación, pero también de valoración por nuestra vida y la de nuestros seres queridos.

Si es el propio soñador el que sangra en sueños, entonces es probable que su inconsciente lo esté preparando para recibir un golpe a su autoestima.

Es importante mencionar que la sangre tiene diferentes significados para los hombres y las mujeres. Los primeros lo relacionan con el peligro físico, mientras que las mujeres lo emplean en sueños para representar el daño emocional o psicológico.


4- Soñar con matar a alguien.

Si bien hablamos aquí de uno de los sueños más extraños, y seguramente de los más perturbadores, soñar con matar a alguien no significa que realmente vayamos a cometer un asesinato; de hecho, ni siquiera significa que tengamos deseos violentos con respecto a la persona asesinada en sueños.

Para entender el significado de este sueño hay que analizar a la víctima; porque básicamente esta representa aquella faceta de nosotros mismos que estamos dispuestos a matar.


3- Soñar con caer.

Soñar con caer de una gran altura es un tipo de sueño muy extraño, pero al mismo tiempo uno tan impactante que seguramente lo recordaremos de por vida. En general, representa el temor por la inercia de las circunstancias que rodean nuestra vida actual, las cuales no nos permiten encontrar ningún punto de apoyo, nada de lo cual aferrarnos.

Caer en sueños simboliza esa sensación de desamparo, de sometimiento, y aún de vergüenza ante aquello que no podemos controlar; pero también de la pérdida de algo (reputación, estatus social) que nos situaba en una altura relativa con respecto a los demás.


2- Soñar con ser perseguido.

Las mujeres suelen soñar con ser perseguidas mucho más que los hombres; sin embargo, no deja de ser un sueño extraño e infrecuente. El escenario del sueño está protagonizado por el soñador, quien es perseguido por un atacante, un animal o un monstruo.

El perseguidor, en cualquier caso, suele ser el propio soñador; y es por eso que casi nunca nos damos vuelta para ver su rostro. Desde luego, hablamos de una faceta específica de nuestra personalidad que nos persigue, o bien de sentimientos y emociones que no deseamos que nos alcancen.


1- Soñar con volar.

Resulta fácil deducir que soñar con volar es algo bastante común, sin embargo, estadísticamente hablando es uno de los 10 sueños más extraños que vas a tener en tu vida.

Soñar con volar es, en esencia, una proyección del goce, e incluso del amor; y generalmente se clasifica como uno de los sueños eróticos más comunes durante la adolescencia, volviéndose más y más infrecuente con el transcurso de los años.

Carl Jung, por su parte, sostuvo que el volar en sueños tiene más que ver con el ascenso espiritual del sujeto que con sus impulsos físicos. Después de todo, para entender el significado de este sueño lo que menos importa es el vuelo, sino hacia dónde se dirige el soñador, es decir, cuál es su destino.

Ahora bien, el acto de volar en sí mismo no simboliza la prefiguración de algo importante, su anticipación, su vértigo, y que puede o no estar relacionado con el sexo; es por ese motivo que este tipo de sueños suelen ser extremadamente placenteros, y van acompañados de fuertes emociones de plenitud y de satisfacción.




Diccionario de sueños. I El lado oscuro de la psicología.


Más literatura gótica:
El artículo: 10 sueños más extraños que vas a tener en tu vida fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

«Soy nadie. ¿Tú quién eres?»: Emily Dickinson; poema y análisis


«Soy nadie. ¿Tú quién eres?»: Emily Dickinson; poema y análisis.




Soy nadie. ¿Tú quién eres? (I'm Nobody! Who are you?) es un poema metafísico de la escritora inglesa Emily Dickinson (1830-1886), publicado de manera póstuma en la antología de 1891: Poemas, segunda serie (Poems, Series 2).

Soy nadie. ¿Tú quién eres? es uno de los mejores poemas de Emily Dickinson, y sin dudas uno de los más populares; probablemente porque desnuda un sentimiento universal: el estar afuera, el estar apartado, el ser cualquier cosa menos pertenecer.

En muy pocos versos, Emily Dickinson se dirige a todos nosotros, nos seduce, nos vuelve cómplices, y nos invita a desafiar a la autoridad.




Soy nadie. ¿Tú quién eres?
I'm Nobody! Who are you?, Emily Dickinson (1830-1886)

Soy Nadie. ¿Tú quién eres?
¿Eres también un Nadie?
Ya somos dos entonces.
Pero no lo digas: lo anunciarían, ya sabes.

Qué triste es ser Alguien,
qué público —como una rana—
decirle a otro el propio nombre —el junio entero—
a una charca admiradora.


I'm Nobody! Who are you?
Are you —Nobody— Too?
Then there's a pair of us?
Don't tell! they'd advertise —you know!

How dreary —to be— Somebody!
How public —like a Frog—
To tell one's name —the livelong June—
To an admiring Bog!


Emily Dickinson (1830-1886)




Poemas góticos. I Poemas de Emily Dickinson.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Emily Dickinson: Soy nadie. ¿Tú quién eres? (I'm Nobody! Who are you?), fueron realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

Sven Andersson: condenado a muerte por enamorarse de una montaña


Sven Andersson: condenado a muerte por enamorarse de una montaña.




Sven Andersson (1668-1691) fue un granjero sueco de la región de Västergötland, Suecia, quien fue condenado a muerte por enamorarse de una montaña.

Por cierto, no fue el viejo Sven el primero en ser perseguido por semejante ofensa a las leyes naturales. Los mitos nórdicos, así también como la tradición vikinga, están repletos de este tipo de episodios desagradables.

Lo que ocurrió en el otoño de 1691 fue lo siguiente:

El párroco Västergötland, llamado Petrus Magni Kellander, notó que el viejo Sven estaba más pálido y exhausto que de costumbre. Algunos vecinos maliciosos afirmaron que el granjero se introducía por las noches en la montaña y desaparecía durante días enteros. De esas excursiones regresaba, literalmente, hecho mierda.

Cuando el párroco finalmente lo confrontó con esas incuestionables evidencias, el viejo Sven lo confesó todo.

Durante el juicio, el granjero alegó haberse quedado dormido en el bosque, dentro de un viejo roble hueco, agotado tras la persecución de una cabra que se había separado del rebaño. Durante la noche despertó, y descubrió que, junto al árbol, había una mujer muy hermosa, vestida completamente de blanco, quien le dio comida, bebida, y luego se acostó con él.

Después de aquel refriegue inicial, que el viejo Sven calificó de áspero, la mujer de blanco le aseguró que conocía el paradero de la cabra perdida, y lo invitó a seguirla al interior de la montaña.

El granjero la siguió por un largo sendero, que luego se convirtió en un túnel negro y profundo. Después de muchas horas de caminar en la oscuridad llegaron a un gran salón iluminado con antorchas. Un grupo de mujeres, no tan hermosas como la mujer de blanco pero ciertamente bonitas, lo recibieron con cálidas muestras de afecto.

Luego se lo condujo al centro del salón, donde la mujer de blanco lo esperaba, ya desnuda, sobre un lecho de piedra.

El viejo Sven se acostó nuevamente con ella, y prometió regresar, todas las semanas, para satisfacerla.

El granjero no tuvo que explicar mucho más, ya que todos en la región habían escuchado hablar sobre esa mujer, así como sus ancestros lo habían hecho desde tiempos inmemoriales. La mujer de blanco era la montaña, o mejor dicho, una representación de la montaña; una bergsrå.

Bergsrå es una criatura mitológica de los mitos nórdicos, esencialmente la forma que toman las montañas para caminar entre los hombres. Cuentan con una corte de seguidores llamados Bergatrollet, o Trolls de Montaña, y responden a un único rey —el rey de todas las montañas—, llamado Bergakungen.

Habitualmente, las Bergrå raptan a los hombres sin preocuparse demasiado por sus deseos. Esto es conocido como bergtagen, literalmente, «tomado por la montaña». Pero el caso de Sven Andersson fue distinto: él fue seducido por la montaña, y conducido amablemente a su interior, en todo sentido.

La corte ordenó un examen minucioso del granjero. Sobre su cuerpo se hallaron heridas, cortes y hematomas que coincidían con el pernicioso hábito de acostarse con las montañas.

Si bien el viejo Sven confesó haber cometido el crimen de mantener relaciones con una montaña, no se arrepintió. Por el contrario, manifestó haberse enamorado de ella.

Sven Andersson fue sentenciado a muerte por la corte local. Posteriormente, la condena fue ratificada por el tribunal superior.

El reporte oficial concluye aquí. Hay evidencias de la condena pero ninguna de que la ejecución realmente haya tenido lugar. Lo que sí existe es una leyenda.

Se dice que el viejo Sven logró escapar de prisión gracias a un terremoto, lo suficientemente fuerte para derribar los muros que lo tenían encerrado. Testigos de dudosa veracidad afirman haberlo visto corriendo en pelotas por las calles de la aldea, y luego introduciéndose en una húmeda grieta en la falda de la montaña.




Mitología comparada. I El lado oscuro del amor.


Más literatura gótica:
El artículo: Sven Andersson: condenado a muerte por enamorarse de una montaña fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com